jueves, 22 de diciembre de 2016

Magic Knight Rayearth: sembrando el anime en México.

1996 fue un año clave para la instauración del anime en México ya de forma oficial. Aunque en los Ochentas, series como Robotech o Voltron comenzaron a cosechar semillas que Mazinger Z, Candy Candy o la Rosa de Versalles pusieron, fue hasta que apareció Saint Seiya en 1992 y Captain Tsubasa en 1993, cuando la cosa comenzó a consolidarse.

Sin embargo, siento que quien dio el palazo definitivo, aun antes de la llegada de Locomotion o del bloque de anime de Cartoon Network, fue Tv Azteca con un dorado 96 que nos hizo ver que el anime estaba quedarse. Aunque Televisa trajo batacazos como Dragon Ball Z o Ranma 1/2, estos ya tenían un camino más allanado con los animes de los Aztecos y que para colmo, eran de corte shojo. Sí, hablamos de Sailor Moon y de la que hablaban su rival de aquel entonces, Las Guerreras Mágicas.

Aunque los más jóvenes quieran enfocarse en Digimon vs. Pokémon, pero ya los fans hacían sus luchas desde antes y las dos series para "chicas" de Azteca 7 se estaban dando con todo. Era común que en aquellos años los que veíamos ambas series, nos poníamos a comparar una con la otra. Naturalmente, Guerreras Mágicas salía mucho más beneficiada, ya que tenía elementos shonen muy marcados (poderes, mechas, chicas en minifalda, enemigos poderosos, tramas palaciegas, chicas en minifalda...) y que eran más del agrado de la mayoría.

Sí, en aquellos años las cosas eran distintas. Ahora me volteo a ver y veo que las damas son las que disfrutan y llevan mayoría en estos gustos frikies. Antes no era así, ya que los hombres eramos quienes dominábamos el mercado y ver o conocer una chica de estas características, aparte de ser una fantasía, era sorprendente. Claro, ahora hablo con mi mujer y resulta que ella era una fan de hueso colorado. Creo que como todo frikie, nos faltaba salir y conocer un poco más de mundo.

No puedo negar el impacto de Sailor Moon, pero siendo sinceros, Magic Knight Rayearth dejo escuela y la razón es que mientras las chicas marineras de Takeuchi-san duraron al menos 3 años más en la televisión, Guerreras Mágicas solo sobrevivió 1996. Llegaron a repetirla pero solo hasta el quinto o séptimo episodio y la quitaban. Por eso los "masters" que tenemos en idioma latino de la serie son una calidad media, ya que solo unos pocos pudieron grabarla. No obstante, las aventuras de "Lucy, Marina y Anaís" son recordadas hoy por los fans, un poco más añejos. Cierto, aun con el doblaje medio extraño, también lograron trascender. Así que sin más, vamos a hablar de esta singular serie que dio cátedra en aquel lejano 1996.


Experiencia personal: Como ya había comentado en la entrada sobre Sailor Moon, 1996 fue un año crucial para el anime en muchos aspectos. En un principio parecía que dicho formato estaba condenado al olvido en México cuando Canal 5 retiro Captain Tsubasa de su parrilla de programación y Saint Seiya iba de salida con sus últimos episodios. Sin embargo, los Aztecos parece que quisieron explotar la gallina de los huevos de oro y así apareció la serie de las Sailors Scouts que comenzó a cosechar un gran éxito, no solo entre los fans clásicos, sino entre las propias damas, que entonces era un mercado un tanto relegado.

Los entonces ejecutivos de dicha televisora parecían tener una mejor visión de negocios que ahora, ya que quisieron sacar otras franquicias que repitieran el hitazo de Sailor Moon y así salieron muchos animes, de los cuales destacaron Goleadores y Guerreras Mágicas. Extrañamente, ambas series solo durarían ese año y ya para el siguiente no volvieron a ser emitidas. Si acaso Guerreras Mágicas tuvo al menos 2 o 3 reinicios donde ponían unos 3 a 5 episodios y la volvían a retirar de la parrilla de programación (esto en México, ya que en otros países tuvo más ciclos de emisión). 

La serie la vi desde un inicio cuando fue emitida (en mayo de aquel año) y el dibujo de los personajes como la trama me atrapó al instante. Sin embargo, si algo me pegó y muy duro fue la cuestión del romance. En aquel entonces, los animes no tenían una trama romántica trabajada, ya que eran puros shonens (Dragon Ball, Captain Tsubasa, Saint Seiya) y Sailor Moon rebosaba en un amor cursilón. En cambio, esta serie me llamo la atención porque el romance (el de Fuu y Ferio) estaba bien trabajado y era bastante natural: dos personas se conocen, no se caen bien al principio pero conforme van hablando o dialogando uno se da cuenta de que hay química entre los dos y no tiene que terminar todo con un beso o abrazo, sino con algún comentario bastante picarón (las puntadas de Ferio no tenían comparación). 

Claro, para otros hubiese sido solo un aderezo a la serie, ya que tenía mucha acción, poderes y las chica se veían muy bien, pero en mi plena adolescencia vino a generar una revolución que me hizo cambiar mi perspectiva de las chicas. Ya me gustaban las niñas, pero restringía mucho mi accionar porque creía que solo era para estar en plan romántico. Sin embargo, primera vez que caí en cuenta que con una dama también se dialogaba y se hablaban de temas en común. A muchos les sonará muy normal pero mi forma de ver el mundo no era como el resto y tuve que aprenderlo de una manera totalmente fuera de lo común. 

El carisma de las chicas era innegable.

Para cuando acabo la primera temporada, ya estaba enganchado pero hubo la mala suerte de que la serie la pasaron a Azteca 7 y entonces eso fue un quiebre total, ya que entonces ese canal no estaba disponible en señal abierta en provincia, si acaso en cable y de manera extendida. Así que allí me tienen rogándole a mi padre que contratara un decodificador para tener más canales. Luego de mucho pedir, al fin se logró y pude disfrutar las maravillas de Azteca 7 y como también pasaban Saint Seiya en las tardes (algo que normalmente solo veías en Azteca 13 los sábados y domingos), así de otros canales como el ZAZ que también emitían anime (como Robin Hood o la Novicia Rebelde).

Así pude disfrutar la segunda temporada con todo, aunque luego cambiaron el anime a las 2 de la tarde, en plena comida, así que muchos episodios los tenía que dejar grabando mientras degustaba la comida con la familia para luego salir corriendo a verlo. Esto me permitió ver los episodios con calma y disfrutarlos aun más. El último capítulo, extrañamente lo pasaron al fin de semana y así termine de ver Guerreras Mágicas un domingo de septiembre. Posteriormente dieron una repetición más que iba de lunes a domingo y se acabaron la serie en dos meses. Se vino una tercera emisión y aquí vino mi bronca.

Entonces, por tacañez, no había grabado muchos episodios de la serie y en general, era de forma entrecortada, esto para solo dejar lo importante. Así que ya convencido de mi gusto por la serie, trate de grabarla de forma integra en esa repetición, pero no se pudo. Primero porque tuve un viaje familiar que me impidió ver la serie por una semana y segundo porque Azteca decidió retirarla de la parrilla de forma definitiva. Pero gracias a los retazos que había coleccionado y que vi en muchas ocasiones, no tarde en hacerme fan de esta serie. 

Claro, cuando apareció el Internet en mi vida, no tarde en investigar sobre la susodicha y me di cuenta de que no era el único que la había disfrutado y que el fandom de la misma era bastante grande. Así fue como conocí muchos detalles de la misma que voy a enumerar a continuación.


Datos técnicos: En 1993, la revista Nakayoshi (donde se han publicado éxitos como Candy Candy, Tokyo Mew Mew y Card Captor Sakura) de la editorial Kodansha le pidió a las CLAMP que hiciesen un manga de corte seinen (mercado juvenil-adulto). Sin embargo, las CLAMP preferían algo más del tipo shonen, lo cual generó un conflicto entre ambas partes. Con ayuda de un par de amigos, las CLAMP encontraron una idea y era crear un manga shonen tipo RPG pero con chicas y que comandaban mechas. Inclusive uno de los cuates diseño el mecha Rayearth y con este lograron la aprobación de la publicación de la serie, la cual se empezó a emitir en la Nakayoshi en noviembre de 1993 y terminó en febrero de 1995, recopilando 3 tomos en total. 

El éxito que tuvo la serie impulsó a la creación de un anime el cual salió en octubre de 1994 y terminó en marzo de 1995, el cual fue producido por Tokyo Movie Shinsha (hoy TMS) y que tuvo una duración de 49 episodios. Esta serie también tuvo una gran recepción lo cual provocó que las CLAMP volviesen a la carga y realizasen una segunda parte del manga el cual seguía el "plot" de la segunda temporada del anime pero luego tomaba un camino muy diferente.

La guionista del anime como del manga e integrante de las CLAMP, Nanase Ohkawa, refiere que tuvo problemas para escribir la trama de la segunda parte del manga, ya que en un momento no supieron como manejarlo de diferente manera y por eso terminó de forma bastante abrupta (aunque también recopilo 3 tomos). 

El manga se convirtió en uno de los primeros trabajos que llevo la Editorial Tokyopop (entonces Mixx) en 1997 en 6 tomos tipo cuaderno. Debido a los contactos de esta revista con la Editorial Vid, esta también llegó a sacar el manga, aunque no de manera completa aquí en México (llegando a costar entonces entre 45 a 60 pesos por tomo y que incluía aparte una sección dedicada a Sailor Moon). En España apareció por cortesía de Planeta De Agostini en 1996 y se le titulo como "Luchadoras de Leyenda" (inclusive en los mangas de Starwars hay anuncios de la serie al respecto).

En México, aparte de la edición de Vid, también salió una a color por parte de la Editorial Toukan (esto aprovechando el éxito que había tenido el anime), que trato de replicar el batacazo que había tenido con su adaptación de Captain Tsubasa. Sin embargo, apenas lograron sacar 4 tomos, ya que hubo un lío legal entre editoriales por supuestos malentendidos. 

El anime en México fue emitido entre mayo y diciembre de 1996 de manera continua, teniendo al menos dos repeticiones completas y una que se quedo en los primeros diez capítulos. Hubo tres intentos de reponerla, esto en 1997, luego en 1999 y una última en el 2000, donde apenas llegaron al episodio donde Marina se enfrenta a Alanis en la búsqueda de su Mashin (Genio). El doblaje estuvo a cargo All Post, una empresa de doblaje ubicada en Los Angeles, EUA. Las diferencias entre el anime y el manga, así como el propio doblaje, generaron un montón de chismes, rumores y mitos que voy a enumerar más adelante.

Por cierto, para quienes no la han visto, ¿De qué va esta serie?


Argumento: Hikaru, Umi y Fuu son 3 estudiantes de secundaria que van en diferentes escuelas pero que estas coinciden en una visita escolar a la Torre de Tokio. De repente una luz misteriosa aparece y las susodichas son transportadas al mágico mundo de Céfiro, donde se encontraran con Clef, un mago muy poderoso y antiguo consejo de la princesa Esmeralda, soberana del lugar y la cual ha sido raptada por Zagato, su líder militar. Clef encomienda a las extrañadas chicas que se conviertan en las guerreras mágicas y así puedan derrotar a Zagato y traer a la princesa Esmeralda de vuelta para que siga manteniendo la estabilidad de Céfiro. 


Comentario: Guerreras Mágicas es de los mejores animes que he visto en toda mi vida. Así de conciso. Pese a que el diseño de los personajes se ubica en lo shojo, la historia en sí es un shonen (la misma Mokona, una de las CLAMP, comentaba que era una especie de RPG donde los protagonistas van ganando experiencia y poder conforme van peleando) pero adosado con un cierto grado de comedia, de romance y de un poderoso existencialismo, que sobre todo marca la segunda temporada. Pero algo que el anime tenía como plus es que expandió algunos conceptos muy vagos del manga y que aparte agregaron personajes mientras otros modificaron su destino, haciéndolo mucho más trabajado (como el caso de Alanis). 

Si a esto agregamos un diseño de personajes muy fiel al manga (preciosista) y con una animación bastante buena, aparte con una música de altísimo nivel (de corte sinfónico y con unos toques formidables) cortesía de Hayato Matsuo (que no solo destaca cierto leimotiv que se repetía constantemente, sino el score de la batalla final que es brutal), este anime lo tenía todo y por algo fue tan emblemático en aquellos años e inclusive hasta la fecha. Todo gracias a esta combinación que ya he comentado de forma reiterada.

Pero eso no es todo. Esta idea tan original hacía que este anime me pareciese mucho mejor que Sailor Moon, teniendo no solo un mejor ritmo y desarrollo, al grado que cada capítulo me gustaba más que el anterior, amén de agregar villanos carismáticos y claro, entregando uno de los mejores malos malosos de todos los tiempos y que en esos tiempos, vino a revolucionar el concepto de un villano. 

Generalmente la mayoría de los malos que nos plantearon en los años ochentas y principios de los noventas eran muy al estilo del Comandante Cobra o de Mun-ra de los Thundercats: sujetos viles, crueles, poderosos pero que eran así solo porque sí y que solo ambicionaban conquistar el mundo. En cambio, Zagato era diferente y es que él asumió dicho papel solo para estar con Esmeralda, ya que el amor estaba prohibido para un pilar, pero él no podía resignarse a esto. Esto no solo creo un enorme shock entre las protagonistas sino también ayudo a crear una trama complejísima que en el anime se trabajo de forma soberbia (no tanto así en el manga, llegando a ser mucho más ambiguo y poco contundente). 

Aquí es donde diría que la segunda temporada viene a ser el "Padrino II", ya que esta mucho mejor trabajada, más compleja y los personajes nuevos son brutalmente carismáticos, empezando por Lantis, el hermano menor de Zagato (y sueño idílico de muchas chicas de aquellos años), así por Eagle Vision, las princesas de Cizeta y Aska de Fahren, que dieron lugar a muchas tramas interesantes y a lo más divertidas, aparte de seguir insistiendo en las motivaciones personales y como estás no eran tan dispares como las de auténticas personas. 

El problema es que muchos criticaron la aparición de Deboner (no así de Nova), ya que la serie paso de ser un anime más complejo a de repente tomar un aire demasiado shonen. La villana es un malo de cajón que solo busca dominar y destruir Céfiro sin mayores detalles. De forma personal esto a mi me gustó y me permitió disfrutar mucho los episodios, ya que esperaba una formidable batalla final y algo mucho más tradicional, aunque otros tantos se quejaron de que esto le restaba profundidad a la serie. Esta misma queja se replico en las CLAMP y eso motivo que la segunda parte del manga no se terminase como ellas quisiesen (y es que aunque el final de la primera temporada era poderoso, el haber hecho una continuación implicaba restarle la culpa y el dolor que tuvieron las chicas al destruir a Esmeralda). 

Esto se hablo mucho en los foros que existían sobre anime a principios de la década pasada y por eso la serie fue perdiendo un tanto de fuelle entre los fans. Y es que la misma complejidad de CLAMP comenzó a manifestarse con esta serie. Claro, en su momento le sirvió para que Guerreras Mágicas fuese una serie muy aplaudida y bien recibida, pero que luego no pudieron mantener su nivel tanto en el manga (y algunos dicen que en el anime). 

Sin embargo, este anime junto con Card Captor Sakura y X, vinieron a ser la etapa cumbre de sus creadoras. Cuando comenzaron a irse por un terreno más existencialista (como XXXholic o Tsubasa Cronicle) la cosa se fue directamente al caño, ya que el trabajar esto requiere mucha pericia o avocarse a una solución sencilla (cosa en lo cual de repente las CLAMP han llegado a patinar y mucho). Y es que Guerreras Mágicas aun fue hecha con un "plot" sencillo y tenía una línea argumental que iba hacia algo shonen (batallas y villanos a vencer). Esto se perdió por unos momentos en la segunda temporada pero que al final se recuperó de buena forma. 
Comedia y romance (pobres de los chicos).

Otra cosa que también le dio realce, tanto positivo como negativo fue el doblaje. Este fue hecho en Los Angeles y la política que seguía la empresa es que los nombres debían latinizarse e inclusive se hicieron modificaciones sustanciales como el cambiar la voz de Eagle Vision para que fuese mujer. La razón es que el anime siguió fielmente algo propuesto por las CLAMP y era cierta relación homo-homo, no solamente entre Geometron (el segundo al mando de la NSX) sino con el propio Lantis. Cuando uno escucha a Águila en idioma latino, esta relación entre los personajes queda bastante bien, pero cuando la escuchas en idioma original, la cosa le pone a uno los pelos de punta. Esto causa un shock enorme entre muchos fans que se desilusionaron con este personaje, ya que parecía ser una "chica" decidida y fuerte para aquellos años. 

Sí hablamos de doblaje, también comentamos del opening que fue doblado y que su estribillo actualmente genera mucha grima entre los fans, cuando un servidor le parecía bastante bueno (aun hasta la fecha). Pero tampoco podemos negar que los openings y endings que tenía esta serie eran bastante buenos (en especial el tercer opening, que inclusive ha sido fandubeada con bastante éxito con cantantes como Jessica Toledo).

Para terminar, uno de los más aspectos que más me gustaron de la serie y que lo mencione al principio, fue el romance. Este era mucho más trabajado y sobre todo no en base a lo cursí visto en los shoujos convencionales, sino en una química que había entre los protagonistas, inclusive los triángulos amorosos (como el Ascot/Umi/Clef) se veían bastante bien pese a que no trabajaron mucho la relación con el propio Clef. Y es que cada personaje era entrañable (de allí que la muerte de Águila también fue bastante emblemática). 

En conclusión, "Magic Knight Rayearth" (o Guerreras Mágicas) es de los mejores animes que me ha tocado ver. Y es que lo tenía todo: historia, personajes, animación, diseño, música, romance y mucha acción así como una dosis de madurez bastante alta por momentos. Creo paradigmas y aun hoy en día Zagato es considerado uno de los primeros villanos "grises" del anime. Esta serie fue de las primeras piedras que ayudaron a cimentar la fama de las CLAMP (y que más tarde se consolido con Card Captor Sakura). A tal grado llego su fama que inclusive el doblaje (polémico para los más puristas) no le resto capacidad para generar fans. 

Fuu.

Tal vez el problema es que los puristas actuales consideran mejor el manga y que como lo manejaron las autoras fue mejor que en el anime. Esto me llega a sacar un poco de quicio, ya que considero al anime como una de las mejores adaptaciones y desarrollos alternos. Cierto que sí lo comparamos con la obra original de las CLAMP se vuelve muy simplona en su final, pero creo que no había mejor forma de acabarla. 

Para finalizar, debo decir que esta serie marco mucho de mi vida. Ya lo comenté previamente, pero no puedo dejar de reiterarlo y sobre todo con las entradas que hice con cada una de las protagonistas (motivo por el cual no ahondé mucho al respecto en este punto). Fuu se convirtió en un referente femenino y en un modelo. De allí que me gusten las chicas con lentes o con cierto carácter más reservado. Tal vez sonará exagerado hoy en día, pero el anime de los noventas me marcó de una manera u otra y este fue uno de esos mayores pilares. Lástima que las CLAMP luego de dos éxitos más, ya no pudo refrendar esta calidad.

-----------------------------------------------------------------------------------

Saludos a mi propia Fuu :3, así a quienes gustan de este tipo de anime.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario